• Noticias TIC
cuWhois
¿Setas, una comida equilibrada?

¿Setas, una comida equilibrada?

  • 6 de febrero de 2019

Bajo en carbohidratos y calorías, los hongos son concentrados de vitaminas y minerales con efectos beneficiosos para la salud. Prueba diferentes variedades para encontrar su favorito y disfrutar de sus beneficios.

Las setas vienen en diferentes formas, tamaños y colores. Son parte de los alimentos alternativos a la carne para personas vegetarianas/véganas, y son ricos en vitaminas y minerales esenciales. Aquí hay algunas buenas razones para consumir regularmente y consejos para integrarlos en la dieta.


Beneficios nutricionales

Las setas son alimentos bajos en carbohidratos, prácticamente sin grasa y ricos en proteínas. Aunque son pequeños y contienen muy pocas calorías, proporcionan aproximadamente 15 vitaminas y minerales como la vitamina B6, el magnesio, el zinc y el potasio. También son ricos en antioxidantes, como la ergotioneína y el selenio, dos de los compuestos antiinflamatorios.

Son uno de los pocos alimentos que contienen vitamina D, que fortalece los huesos, reduce la inflamación y mejora la función inmunológica. Los fitoquímicos presentes en los hongos tienen propiedades contra el cáncer y el envejecimiento.


Variedades

Hay miles de variedades de hongos, muchos de los cuales tienen diferentes perfiles nutricionales. Los champiñones contienen la mayor cantidad de potasio, mientras que los hongos cremini y portobello contienen la ergotioneína más antioxidante. Los hongos ostra y los shiitakes son los más ricos en fibra, y los hongos maitake crudos se encuentran entre los más ricos en vitamina D. Conclusión: elije el hongo que más te guste y que quieras comer regularmente. No importa el tipo que prefieras, todos ofrecen diferentes beneficios siempre que estés seguro de su procedencia y sin toxicidad.


Como comerlos

En tortilla, cruda en ensalada, salteada en la sartén con un poco de aceite. No dudes en probar diferentes tipos y diferentes cocciones para ver lo que más te gusta. Debido a que su sabor y textura son muy similares a la carne, las setas se pueden mezclar para formar albóndigas o empanadas sabrosas que ayudan a reducir el consumo de productos animales.