• Noticias TIC
cuWhois
La nanotecnología cada día más cerca de curar el cáncer

La nanotecnología cada día más cerca de curar el cáncer

  • 10 de mayo de 2019

El fin de la quimioterapia como tratamiento para el cáncer está cerca. Un equipo de científicos israelíes está trabajando en células artificiales que literalmente se comen las células cancerosas.

Estas joyas de la nanotecnología también permitirán desarrollar un tratamiento personalizado, lejos de los estragos agresivos de la quimioterapia.

En Israel, la nanomedicina está dando grandes pasos.

Investigadores en bionanotecnología y nanomedicina en Haifa están trabajando en una nueva vía para el tratamiento del cáncer.

Se basa en el uso de pequeñas partículas de magnetita sintetizadas por bacterias.

La idea es crear cadenas de estos nano-imanes y guiarlos por un campo magnético hacia el tumor. Una vez en el lugar correcto, deben activarse y destruir las células cancerosas mediante calentamiento.

La nanoterapia es un campo de la medicina que combina terapia y diagnóstico en una escala nanodimensional. En este caso, la enfermedad se trata con nanopartículas capaces de realizar una función en caso de excitación óptica.

Por ejemplo, estas nanopartículas pueden destruir localmente un tumor canceroso por sobrecalentamiento.

Al mismo tiempo, la partícula puede ser fluorescente en caso de excitación óptica, lo que nos permitiría detectarlo y seguir su avance.

También puede servir como vector para un radionúclido que a su vez puede cumplir una función terapéutica o de visualización. Esto proporciona un sistema de diagnóstico y atención a tres niveles.

Las tecnologías de ingeniería física de la biomedicina permiten que los materiales utilizados en las nanopartículas no sean tóxicos para el cuerpo humano.

Su propiedad indispensable es también su "invisibilidad" para el sistema inmunológico; de lo contrario podría ser un problema y las nanopartículas serían fagocitadas. Las nanopartículas no deben acumularse en el cuerpo.

Los métodos de síntesis de Nanomedicina y biodegradables utilizando nanomateriales ultrapura (que se desintegran en el cuerpo) y enfoques únicos de MEPhI en el campo de la síntesis de los radionucleidos abre perspectivas para el desarrollo de tecnologías revolucionarias para el tratamiento de enfermedades oncológicas.

La característica principal y única de la nanoterapia es la destrucción de tumores cancerosos y sus metástasis con métodos no invasivos con exactitud subcelular determinada por las dimensiones de la zona de impacto de las nanopartículas.

Los nanomateriales ultrapura y biodegradables que se utilizan permiten encontrar incluso el más pequeño de los tumores y destruirlos, seguido de la evacuación total de las nanopartículas del cuerpo, sin efectos secundarios. La eliminación es a través de los riñones, que es más segura que a través del hígado.

Desde el punto de vista de la investigación, los proyectos en Israel han logrado un progreso significativo.

El siguiente paso será demostrar la vectorización (dirección que se mueven las nanopartículas) fármacos en tumores simulados y, a continuación, llevar a cabo ensayos clínicos en colaboración con los médicos.

El profesor Yechezkel Barenholz, bioquímico israelí de renombre mundial, ha sido uno de los pocos investigadores en desarrollar posibles fármacos basados ​​en liposomas.

Actualmente, también está estudiando las aplicaciones de los liposomas para la vacunación contra enfermedades infecciosas y el cáncer, el mecanismo de acción del antioxidante y la terapia.

Su fármaco más conocido es el Doxil, es un fármaco ampliamente utilizado en la quimioterapia del cáncer mediante liposomas.

Su uso fue aprobado para tratamientos humanos hace quince años en Estados Unidos y 1997 en Europa.

Este medicamento se usa especialmente en el tratamiento del cáncer de ovarios, pero puede utilizarse para otros tipos de cáncer.

Los liposomas pueden atacar al cáncer, considerando que el revestimiento endotelial de los vasos sanguíneos sanos está encapsulado por células endoteliales que se encuentran unidas por pequeñas fibras que evitan que las partículas más grandes se escapen.

Añade tu comentario