• Noticias TIC
cuWhois
Suecia será el primer país sin dinero efectivo

Suecia será el primer país sin dinero efectivo

  • 15 de junio de 2020

Cuando Víctor almuerza en un restaurante de Estocolmo con amigos, no surge la pregunta de si tiene suficiente dinero: "Pago mi parte por teléfono, con la aplicación Swish". Cuando compra una golosina, no hay necesidad de cambio: "Mi tarjeta se usa para todas las compras, sea cual sea la cantidad ... No he tenido dinero en mi bolsillo en seis años", admite.

En Suecia, la proporción de pagos en efectivo en tiendas cayó del 40% (2010) al 15% (2016). Según una encuesta realizada por el Banco de Suecia, dos tercios de los suecos piensan que pueden vivir sin efectivo.

Este movimiento fundamental, único en el mundo por su magnitud, ha transformado Estocolmo. Aquí es imposible pagar el metro con dinero físico, y mucho menos con un cheque, una antigüedad que fue abandonada hace veinte años. Swish realiza intercambios, utilizados por el 60% de la población, lo que permite una transferencia inmediata entre cuentas bancarias.

Algunas empresas rechazan efectivo

Como paso final en esta desmaterialización, muchas empresas ya no aceptan efectivo, como la cadena de panadería Fabrique. "Es por la seguridad de nuestros empleados", dijo el fundador David Zetterström.

Una inversión completa para un país que fue el primero en Europa, en 1661, en emitir billetes. Para el académico Niklas Arvidsson, explica ante todo el interés sueco por las nuevas tecnologías. Otro factor importante: "No necesitan tocar su dinero para convencerse de que es seguro. Confían en las autoridades".

Movimiento alentado por los bancos

Las sucursales bancarias, que en su mayor parte no permiten retiros o depósitos de efectivo, han alentado este movimiento. "Todas las transacciones pueden realizarse online", dijo Leif Trogen, jefe de infraestructura bancaria de la Asociación de Bancos de Suecia. Solo dos bancos fueron atracados en 2016, en comparación con 110 en 2008. Es bueno para la seguridad y para el medio ambiente. Y excelente para las ganancias de sus empleados, que venden las tarjetas y también son accionistas de Swish.

Este mundo ideal, sin embargo, también tiene sus excluidos: los muchos refugiados; residentes de áreas remotas donde Internet no llega; los discapacitados; y los ancianos, muchos de los cuales no tienen tarjetas ni teléfonos inteligentes. Según Björn Eriksson, quien dirige la asociación Cash Uprising, un millón de personas permanecen en la autopista digital "porque no son rentables". "Yo mismo uso una tarjeta bancaria", añade, "pero no quiero dificultar el uso de efectivo porque todavía es esencial".

En un informe publicado el 19 de septiembre, el Banco de Suecia también señaló que "en caso de un choque sistémico, un método de pago alternativo como el efectivo podría no estar tan disponible como lo es hoy". Traducción: en caso de un ataque enemigo o un fallo de los sistemas informáticos, Suecia caería rápidamente en el caos.

Cuando recorres las instalaciones de Epicenter, el centro de Estocolmo, no hay duda. Timmo Keihag se mudó allí para desarrollar Rezeet, una aplicación que le permite recibir un recibo sin papel en su teléfono. "Cuando compras con nueva tecnología, no deseas llenar tu bolsillo con recibos, toda la transacción debe ser digital".

Mientras esperaba el lanzamiento de su producto, tenía un chip implantado en su mano, tan pequeño como un grano de arroz, que le permite tomar el tren, el metro o pagar sus bebidas en la cafetería de Epicenter. "El gobierno dice que el efectivo podría desaparecer para 2030, pero estoy seguro de que sucederá mucho antes".