• Noticias TIC
cuWhois
¿Cuál es la fruta más completa para la salud?

¿Cuál es la fruta más completa para la salud?

  • 12 de noviembre de 2020

Si solo tuvieras que comer una pieza de fruta, ¡elige la manzana! Proporciona a su dieta vitaminas, minerales y oligoelementos adicionales, además de refrescante. ¡Una verdadera fuente de beneficios nutricionales!

La manzana, campeona en la categoría de vitaminas

La manzana contiene diferentes tipos de vitaminas. Los del grupo C son más numerosos, con una media de 3,3 mg por 100 g, pero detrás están: vitaminas B (B1, B2, B3, B5, B6, B9, B12), E y provitamina A (caroteno).

Sin embargo, el contenido de estos nutrientes puede variar según la variedad de manzana: de 8 a 25 mg de vitamina C por 100 g para una Reinette, de 2 a 6 mg solo para una Golden.

La piel de la manzana está concentrada en vitamina C: contiene de 4 a 6 veces más que la pulpa de la fruta. Así que límpialo bien y no dudes en morderlo.

Buena fuente de potasio

La manzana para saciar la sed contiene 86,5 g de agua por 100 g. Y el líquido en sí contiene muchos minerales y oligoelementos.

En la parte superior de la lista de minerales, el potasio (123 mg / 100 g) ofrece un efecto diurético y, en combinación con la vitamina C, una buena dosis de energía para durar todo el día.

También presentes en pequeñas cantidades, otros minerales (fósforo, calcio, magnesio y sodio) tienen diversas funciones: buenos para los huesos, para la activación de hormonas, para la lucha contra el cáncer ...

Y muchos oligoelementos (zinc, manganeso, cobre, hierro, flúor, selenio, etc.), presentes en trazas, son esenciales para el funcionamiento de sus células.

Manzana, la fruta ideal para adelgazar

Bajo en calorías (44,6 kcal / 100 g), las manzanas se pueden comer con regularidad y te ayudan a controlar o perder peso, si estás a dieta.

Por supuesto, esta fruta contiene muchos carbohidratos (10 g / 100 g), pero el cuerpo los digiere lentamente y calman el hambre de manera duradera. Así que no dudes en morder una manzana: su efecto saciante reduce las ganas de picar.

¿El papel de los carbohidratos? Le dan a la manzana su sabor dulce. La mitad de estos son fructosa, sacarosa (22% del total de carbohidratos) y glucosa (18% del total de carbohidratos). Los otros carbohidratos en la manzana son menos comunes: pentosanos, hexanos y sorbitol (derivado de la glucosa).

La acidez de la manzana proviene de los ácidos orgánicos que contiene (0,46 g / 100 g). Consisten casi en su totalidad en ácido málico y un poco de ácido cítrico (4 a 5% del total de ácidos orgánicos). Utiliza la manzana por su efecto diurético: favorece la eliminación de desechos a través de la orina, gracias a su riqueza en agua y potasio.

Un efecto beneficioso para el tránsito intestinal

Rica en fibra (2,4 g / 100 g), la manzana ayuda a que su intestino funcione bien. Es eficaz para prevenir los trastornos del tránsito, tanto el estreñimiento como los problemas de diarrea.

Sus fibras contienen en gran parte sustancias pécticas solubles como la pectina, pero también celulosa, ligninas… Estos materiales forman las partes duras del fruto.

La manzana, ¿la comemos con o sin piel?

Bien lavada, la manzana se come tal cual, con piel, porque contiene mucha vitamina C. Lo mismo ocurre con la cocción en el horno. Sin embargo, las vitaminas desaparecerán parcialmente (25 a 30%).

Si prefieres comer la manzana sin piel, pélala y córtala en trozos, asegurándote de quitarle el corazón que contiene las semillas. A continuación, puedes consumir la fruta sola o integrarla en una ensalada de frutas frescas (uvas, kiwis, clementinas, piña ...).

La manzana tiene la ventaja de maridar con muchos otros sabores.Se puede preparar cocida, en compota (con un toque de canela), al horno (con o sin mantequilla y azúcar), frita (con un poco de mantequilla y un poco de azúcar), en una tarta (opcionalmente, un crema pastelera), en tarta ... O cruda: en trozos, con queso o en carpaccio con limón para evitar que se oscurezca y azahar.

Integrada en un plato salado, la manzana se suele utilizar como guarnición: en compota o en trozos cocidos al horno (o en una sartén). También puedes deslizarlo en brochetas con gambas o trozos de rape y hornear todo en el horno.