• Noticias TIC
cuWhois
Lesión de menisco de rodilla: síntomas y tratamiento

Lesión de menisco de rodilla: síntomas y tratamiento

  • 28 de noviembre de 2018

Los meniscos son tejidos muy poco conocidos entre la población. En realidad, se trata de una lámina cartilaginosa que se encuentra entre las articulaciones, su función es aumentar el área de contacto entre dos huesos y absorber los choques. Los más conocidos son los meniscos de las rodillas, los que se encuentran entre el fémur y la tibia. Hay dos meniscos por rodilla, un menisco interno y un menisco externo. Son más estrechos hacia el centro y se engrosan en la parte externa, de esta manera, pueden distribuir el peso sobre toda la articulación. Sin los meniscos, el estrés en la articulación puede incrementarse en un 235-335%. También tienen otras funciones: ayudan a absorber los choques, desempeñan un papel en la lubricación y proporcionan estabilidad a la rodilla. En la mayoría de los casos será necesaria la cirugía, evidentemente la recomendación es consultar a un buen traumatólogo especialista en rodillas para que valore el grado de lesión.

Hay dos tipos principales de lesiones de menisco:

1. Lesión traumática, predominantemente en la población deportiva. El movimiento más común es torcer la rodilla con el pie hacia abajo, a menudo en jugadores de fútbol y baloncesto.

2. Lesión degenerativa, se encuentra relacionado con la edad, como resultado del estrés repetitivo durante un largo período de tiempo.

Desafortunadamente, el suministro de sangre es bastante limitado en los meniscos, solo un tercio de la parte interna está vascularizado. Por lo tanto, la recuperación será más difícil si la lesión se encuentra en la parte interna debido a la disminución de la vascularización en esta región.

Las lesiones de menisco pueden ir acompañadas de varios síntomas:

  • Dolor en la articulación
  • Inflamación
  • Sensación de bloqueo de rodilla

El tratamiento de fisioterapia consistirá en métodos para reducir el dolor y la inflamación, se añadirán ejercicios para recuperar la movilidad, fuerza y flexibilidad. La reeducación de los patrones de movimiento de la pierna (tanto en la rodilla, la cadera y el tobillo) para reducir la presión sobre la rodilla - como caminar, correr y escaleras - complementará el tratamiento.

La cirugía también puede ser considerada, especialmente para lesiones traumáticas. Todo dependerá del tipo de lesión, la parte lesionada del menisco se eliminará mediante artroscopia, por lo que hablamos de una meniscectomía parcial. Si la lesión se encuentra en la zona del menisco con mayor suministro de sangre entonces el cirujano puede realizar un tejido de sutura y permitir la cicatrización mientras se elimina lo mínimo de cartílago.

Cirugía artroscópica

Actualmente es el tratamiento más utilizado. La artroscopia de rodilla para operar el menisco está dando muy buenos resultados. Se realiza con una cámara que muestra el interior de la articulación, a menudo da resultados espectaculares. No es muy agresivo (la cirugía ambulatoria) y la recuperación es rápida, permite una recuperación deportiva después de tres semanas en la mayoría de los casos.

Algunas lesiones de menisco, especialmente el menisco externo, no pueden operarse bajo artroscopia y requieren cirugía convencional mediante artrotomía, es decir, la apertura de la articulación.

El diagnóstico de una lesión de menisco se basa en una <>exploración física (síntomas palpados, examen de la rodilla) y exámenes adicionales (radiografías y resonancia magnética). En cuanto a la artroscopia, se utiliza principalmente para tratar la lesión meniscal, cuando se ha establecido el diagnóstico. Es raro usarlo solo con fines de diagnóstico.

Sin tratamiento

Es posible dejar el menisco dañado si no es molesto, especialmente cuando se acompaña de un ligamento cruzado anterior roto donde la prioridad es la reparación del ligamento.

Meniscectomía para un desgarro de menisco

Implica la extirpación del menisco. Este procedimiento es artroscópico y consiste en extraer solo la parte dañada del menisco. Los resultados de este procedimiento dependen mucho de la existencia o no de lesiones asociadas.

Los resultados de una ruptura aislada del menisco sin lograr el cartílago o ligamento asociado, son excelentes en la gran mayoría de los casos: se consigue aliviar el dolor y es posible reanudar la práctica deportiva. No debemos olvidar que la lesión causa un riesgo, a largo plazo puede provocar osteoartritis, y su eliminación aumenta este riesgo.

El tiempo de inicio de esta osteoartritis es variable, generalmente muy largo, pero parece más importante después de la extirpación del menisco externo que del menisco interno.

Si hay una rotura asociada de algún ligamento, la eliminación aislada del menisco sin reparación de los ligamentos aumenta la inestabilidad y la aparición de la osteoartritis.

La artrosis asociada a la eliminación del menisco da resultados variables, ya que es difícil distinguir la causa del dolor que proviene de la osteoartritis y la lesión de menisco. La ablación del menisco, por supuesto, puede aliviar, pero no cambia el curso de la osteoartritis y la necesidad de una posible operación posterior a esta osteoartritis.

Vídeo relacionado

Añade tu comentario