• Noticias TIC
cuWhois
Cómo cocinar bien la leche de coco

Cómo cocinar bien la leche de coco

  • 2 de noviembre de 2020

Buenos días amantes de la cocina exótica, hoy cocinamos un producto que se ha convertido en un imprescindible en nuestros armarios en tan solo unos años: la leche de coco.

De hecho, este ingrediente esencial de la cocina del sudeste asiático ha conquistado los corazones de los gourmets occidentales gracias a su suavidad, su notable fragancia, su textura sedosa y su inmaculada blancura. Si a esto le sumamos el hecho de que no se parece a ninguno de nuestros ingredientes tradicionales, que es económico, fácil de usar, y que la gran dulzura de su sabor puede atraer a los más recalcitrantes: entenderemos las razones de su deslumbrante popularidad.

Desafortunadamente, como suele ser el caso en la cocina, demasiado éxito puede ir acompañado de un mal uso, y la leche de coco no ha escapado a la regla.

Y es una pena, porque bien utilizada, la leche de coco resulta ser un ingrediente culinario excepcional, del que sería una pena no prescindir.

La diferencia entre la nata y la leche de coco

La crema de coco es el extracto puro que se obtiene solo del coco prensado: coges el coco fresco, pones el material obtenido en una prensa, presionas muy fuerte - y el jugo que sale es la crema de coco.

Para obtener la leche, simplemente añade agua al extracto de coco sólido restante y apriete nuevamente.

Crema o leche: ambas son buenas, sin embargo los usos no son los mismos. La crema es mucho más rica, más completa y más larga en boca. La leche es más líquida, más fresca.

Miramos las etiquetas

Los nombres "crema" o "leche" no están registrados, los fabricantes pueden marcar cualquier cosa en sus etiquetas: por lo tanto, siempre verifica el contenido de agua del producto que compras: si tiene 99% de coco, este es crema. Si tiene entre un 40 y un 50 por ciento de agua, es leche.

Y sobre todo, elige un producto sin aditivos, azúcar ni aromatizantes. Coco y agua, ¡eso es todo lo que necesitas encontrar!

Respetamos las recetas

No te dejes llevar por el camino fácil: la leche de coco es muy dulce, hay que despertarla con sabores precisos y complejos. A pesar de su aparente simplicidad, es bastante difícil improvisarlo. La solución: lee las recetas con atención y ciñe las dosis, y si falta alguna especia para completar el plato, las vamos a comprar, necesitas lo necesario para que salga lo mejor.

Corregimos el sabor

A pesar de nuestro buen consejo, ¿tu salsa de coco parece demasiado pesada, demasiado grasosa? No es demasiado tarde corregir el sabor. Para revitalizar su preparación, añade acidez y frescor (lima, varias hierbas).

También puedes aumentar la profundidad del sabor agregando elementos salados, que le dará profundidad.

Por último, si te gustan los sabores fuertes, no dudes en condimentar tus recetas: la combinación de pimientos y coco está probada, hay que maridarlos.

Dosifica la leche de coco

Si solo hubiera una regla para recordar, sería esta: dosifica la leche de coco al mínimo. Siempre existe una fuerte tentación de añadir una bebida, pero el equilibrio se altera rápidamente, por lo que si buscas delicadeza, debes evitar sobrecargar con leche de coco.

Un ejemplo: la famosa sopa tailandesa Tom Kha Kai a menudo está demasiado cargada, mientras que la versión original contiene muy poca leche de coco, solo un toque. El caldo principal, fino y fragante, es el personaje central de esta maravillosa sopa. La leche de coco solo enfatiza los sabores frescos y delicados, y al final, obtenemos una alianza maravillosa y fragante, una que hace que sea definitivamente imposible prescindir de la leche de coco en nuestros platos.